domingo, 23 de diciembre de 2012

Otoño

Y que de repente su mano fuerte y áspera, pero a la vez la más delicada que mi piel haya podido tocar, se posó en mi cintura. Mis oídos intentaban descifrar los susurros que salían de sus labios. Palabras enrevesadas y confusas que dejaban al aire entre letra y letra lo mucho que me quería. De fondo se escuchaba un televisor, cual hubiera dado lo que fuera por que se apagase en ese mismo instante para escuchar con claridad lo que su boca pronunciaba. Los árboles de la calle dejaban caer hojas que acompañaban a la estación del año en la que estábamos. Las sábanas poco a poco se caían al suelo por el roce con nuestras piernas. Su mano seguía en mi cintura. Sus ojos se clavaban en los míos como si fueran alfileres. Mi boca no podía pronunciar una letra, mis manos seguían intactas, en el mismo sitio en el que estaban hacía diez minutos, una tocaba su nuca y la otra cogía la mano que le quedaba libre con tanta fuerza que mis dedos empezaban a entumecerse. Quizás llegaba el momento que tanto habíamos esperado. Mi mano notaba como su nuca se movía  lentamente hacia adelante, mis ojos se cerraron esperando aquello que tanto deseaba. Y de repente noté sus cálidos labios chocando contra los míos, fríos como cubitos de los nervios de tenerle a un milímetro de mi. El televisor ya no se escuchaba, ya no caían hojas. Me sentía feliz. Como antes nunca lo había sido. Me sentía viva. Como si antes de él realmente no hubiera vivido.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Que esta noche los te quieros se traducen a caricias en tu espalda


Que voy a estar ahí para ti y tu para mi. Que solo me hace falta pronunciar tu nombre para saber que estas aquí, que estas conmigo. Que me arranco la piel a tiras antes de abandonar y doy lo que sea para escuchar tu risa. No te alejes, nuestras manos no nos lo permiten. Que esta noche los te quieros se traducen a caricias en tu espalda. No hay horas. El reloj se ha detenido. Solo estoy concentrada en ti y tu en mi. No me hace falta nada mas. Dame la mano y se mi fuerza, que empieza un viaje del que nunca se regresa. Y solo recuerda que en todo momento fui sincera y no hay te quieros mas fuertes de los que han podido salir de mi boca. No tengo fuerzas para rendirme, ahora y nunca.

martes, 4 de diciembre de 2012

Escucha

Mírame, mira a tu alrededor. Que me apuesto toda una vida contigo a que no encuentras a nadie que te quiera tanto como lo hago yo. Solo tienes que escuchar. Detente. No corras. Solo escucha. Escucha como mis manos acarician tu espalda. Tu olor. Ese olor que distinguiría en medio del océano, en medio de cien mil personas, en medio de la nada. Tu sonrisa. Esa sonrisa que rendiría a sus pies a cualquiera que se le pusiera delante. Solo tienes que escuchar. Escucha el susurro que sale de tus labios sin pensar. Escucha como mis dedos recorren tu espina dorsal o como un cosquilleo sube por tu espalda hasta el final de tu nuca. Mírame  mira a tu alrededor. Que me apuesto toda una vida contigo a que no encuentras a nadie que te quiera tanto como lo hago yo.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Capturando Imágenes


Te siento aquí, te siento conmigo. A cada minuto del día. Eres como una foto a la que no puedes dejar de mirar, de observar, de recordar. Bajo mis pies tengo veintiún marcas de los lugares que nos quedan por visitar. En mis manos estoy tocando secretos que nunca contaremos.Tu sonrisa, tu sonrisa me mantiene feliz, sólo a veces, quizás. Hay una llave colgando en el ojo de la puerta. Hay una cámara capturando imágenes desde lo alto. Las cosas buenas se han ido con el más ligero soplo de viento de invierno. Solo quedan dos personas y miles de cosas por demostrar, por sentir.

lunes, 6 de agosto de 2012

lunes, 9 de julio de 2012

Todo ante tus ojos

 Búscame ahí, donde sabes que estoy. Intenta mirar más allá de donde todo el mundo suele mirar. Hasta donde la vista no alcance, hasta que te duelan las pupilas. Búscame, estoy ahí para ti.


lunes, 11 de junio de 2012

#

Me quedé sin palabras, sin nada que decir. Yo era el sujeto y mi lengua el verbo, sus ojos la puerta y yo la contraseña, sus labios el fuego y mi boca la hoguera. Y por una vez, sin que sirva de precedente, me quedé sin palabras y sin poesía. Dejé de ser terrestre y me entregué entera a la emoción. Ahora soy un sentimiento que levita por la ciudad, una sonrisa perpetua que busca su boca: Una maraña de sentimientos sin bautismo, una mujer pegada a un teléfono, una trapecista sin trapecio, una monja sin clausura, un despiste sin remedio, una idiota sin sindicato, una predicadora del deseo, una política de su nombre, una reina en mi república, una cursi sin el rosa, un acento y una coma, una terrorista sin sus bombas, una Eva sin manzanas, una hamaca en cualquier playa… Y sigo sin palabras.

sábado, 9 de junio de 2012

miércoles, 2 de mayo de 2012

Ese instante en el que podrias morir, porque sabes con toda certeza que jamás en la vida volverás a sentir nada igual

lunes, 30 de abril de 2012

Efímero


Hoy, hoy me cuesta más que otros días escribir, miles de ideas pasan por mi cabeza, chocando las unas con las otras, cientos de recuerdos invaden el poco espacio que me queda para pensar, para intentar expresarme de alguna manera. Hoy mi imaginación no quiere despertarse. Pero de una manera u otra estoy aquí, frente a una pantalla y un teclado, cuando tendría que estar haciendo cosas muy diferentes. Hoy mi mente solo me pide esto, escribir, escribir hasta que se borren las teclas del teclado y mis dedos me pidan a gritos parar, hasta  que mi mente ya no de mas de si y mis ojos se cierren por si solos. Y eso es lo que pienso hacer, hoy y ahora. Porque es de las pocas cosas por las que merece la pena perder horas y horas. En pocas palabras, algo increíble.
                                                                                                       
                                                                                                                Nuria Salinas

miércoles, 18 de abril de 2012

--

No hay más imposibles que no verte, más mal sueños que perderte, no hay más ilusiones que tenerte ni más riquezas que quererte.

jueves, 5 de abril de 2012

**

La quise desde siempre pero ella nunca lo supo. Los años fueron pasando y yo seguí muy de cerca su vida, sus noviazgos, su casamiento. Estuve a su lado cuando nacieron sus hijos y hasta fui el padrino de uno de ellos.
Su rostro se iluminaba cuando me veía, su sonrisa me turbaba. Yo la amaba, pero ella no lo sabia, era mi amor imposible. Nunca me case, quería vivir para ella. Jamás me atreví a insinuarle nada cerca de mis sentimientos y un día ella enfermo... todo paso muy rápido, sabíamos que moriría pronto. Fui a verla, me quedaba largos ratos a su lado, y ya no había alegría en su rostro pálido.
En un momento sentí que su mano se apretaba fuertemente a la mía, abrió sus ojos, tristes, llorosos.
Sus labios susurraron las palabras que siempre espere pero jamás creí llegar a escuchar. Muy suave, lentamente, me dijo: mi amor, gracias por todo lo que me diste. Te diré un secreto, te quiero, te ame como a nadie en este mundo pero nunca me anime a contártelo, tuve miedo...que no me amaras.

martes, 27 de marzo de 2012

#


-Yo sólo busco, que me tiemblen las piernas. Que seas de esas, que nadie recomienda.
Yo sólo busco, que nadie lo entienda. Que nos rajan por la espalda al pasar y nos siga la prensa.-
Ya se huele a primavera

lunes, 26 de marzo de 2012


Y ya sé que no somos perfectos, pero te aseguro que cuando estamos juntos nos aproximamos.

 

martes, 13 de marzo de 2012

No estás solo. Estamos juntos, estaré a tu lado. Sabes que cogeré tu mano cuando todo empeore y sientas como si fuera el final, sin un lugar al que huir. Tú sabes que no me rendiré. No, no me rendiré. Sigue aferrándote, porque tú sabes que lo superaremos. Solo mantente fuerte, estoy aquí para ti.


miércoles, 15 de febrero de 2012

Martes 15 de febrero, 21:30 ♥

365 días sintiendo su respiración, sintiendo sus abrazos, su piel, sintiéndole a el. Acostumbrada a su risa, a sus caricias, a su pelo, a sus miradas que no dicen nada y a la vez lo dicen todo, a todo lo que me hace sentir con tan solo rozar su piel, a todo lo que me da con tan solo sonreír, a ser su pequeña, a que me quiera como me quiere y es que no hay nada mejor que acostumbrase a algo tan especial y único. Porque desde el minuto uno ya lo eras todo, ya te convertiste en mi felicidad personificada. En este año me enseñaste muchas cosas, entre ellas entregarte por completo a alguien, a querer como nunca lo había hecho. Este año es solo el principio de toda una vida en común, porque eres lo mejor que tengo. Gracias por sacar lo mejor de mi, por todos los momentos que me has hecho vivir, por compartir tu vida conmigo, por darme siempre lo que necesito, por ser perfecto. Voy a amarte como hasta ahora, incondicionalmente y alocadamente, porque eso es lo que me apetece hacer hoy y todos los días de mi vida. Te amo.